English Français Português Italiano
 El culto de María Lionza



Casa del Caribe      www.cultstgo.cult.cu/caribe





El mito de María Lionza en uno de los rituales más difundidos en la región venezolana, tiene su origen en los grupos prehispánicos caquetíos y cirajaras, etnias pobladoras de la parte occidental, región que actualmente comprende los estados Falcón, Yaracuy, Lara y Cojedes; el mismo hace mención a una reina caquetía, habitadora de un palacio subacuático, que encantaba a los hombres y los tomaba por esclavos. Es considerada como la reina de las aguas sagradas, en las cuales habita, también como madre de lo orgánico y lo inorgánico, de la flora, la fauna y los metales. Los antiguos mitos y cultos indígenas, como es el caso de las lagunas y sus dueños, se insertan en el mundo mágico del mito marialioncero.

Lo europeo y lo africano hacen su entrada en el culto a partir del período de conquista y colonización de nuestro territorio. La amalgama de estos tres aportes dio lugar a una deidad que protagoniza el triple rol de diosa, reina y madre.

La finalidad del culto es la cura física y espiritual de los practicantes, creyentes, o de quienes, en la búsqueda de una terapéutica alternativa, encuentran en el ritual de María Lionza una tabla de salvación, se recurre a la benevolencia de la reina para solicitar prosperidad en los negocios, el amor y la fertilidad.

El Festival del Caribe a través de taller de Religiosidad Popular analiza, entre otros, temas referentes a estas creencias populares por lo que en su próxima edición convoca al debate sobre esta difundida deidad venezolana.

Acerca del mito a María Lionza, Joel James Figarola, director de la Casa del Caribe y estudioso de estas manifestaciones nos comenta:

“…El culto de María Lionza es con toda probabilidad el elemento más elocuente de la simbiosis cultural que en términos de conciencia se haya realizado en la subregión continental del Caribe y aun nos atreveríamos afirmar que en tierra firme.

En Maria Lionza se resumen los componentes de sexualidad presentes en la Santería Cubana y en la Regla de Palo Monte, junto con el sentido trascendente del culto católico a la Virgen María.

No podemos olvidar que las iniciales evangelizaciones cristianas dentro del canon romano, contenidas en el culto a la Virgen, se encontraban penetrada de una, no por inexpresa menor, devoción hacia la mujer, devoción esta adicionalmente alimentada por los largos períodos de abstinencia sexual que propiciaban Las Cruzadas, así como la educación en la corte de los señores feudales de la crianza de los hijos varones que se dejaban al criterio de las propias mujeres de la corte también condenadas, por causas tanto materiales como culturales, a encubrir las solicitudes de la sexualidad con expresiones de religiosidad.

Si Freud se hubiese percatado de esto quizás hubiese sustanciado la real existencia del Complejo de Edipo en razones contables sin mucha dificultad en el ámbito centroeuropeo en el cuál él desarrolló para suerte de todos, su genial obra.

Por lo pronto baste que señalemos esta alternativa aquí desde el Caribe.

Quién es maría Lionza? Es una hermosa mujer en permanente actitud de solicitud de racionalización de las mejores cualidades del ser humano, permanente actitud de amparo hacia cualquier petición legítimamente fundada, una mujer dotada de facultades de la esperanza y del horizonte. Del horizonte que por mas que nos acerquemos a el, se nos aleja. Pero no deja nunca de ser la esperanza. Una mujer que es la síntesis de toda la belleza y todo el amor del universo y la vida. Porque la belleza radica en el amor…”



Mayo 2005


• Home page    • Volver