English Français Português Italiano
 Identidad cultural en el Caribe (I)



Onelio Olivera y Omar Pozo Crespo       redaccion@argenpress.info



Onelio Olivera Blanco, Magíster y profesor asistente del Departamento de Lenguas Extranjeras, Instituto Superior Pedagógico 'Rafael M. de Mendive'. De Cuba.
Omar Pozo Crespo, licenciado y profesor del Departamento de Lenguas Extranjeras, Instituto Superior Pedagógico 'Rafael M. de Mendive' de Cuba.





(véase parte II)



'Ha sido descubierta América y de repente por una serie de circunstancias, resulta que nuestro Caribe se hace teatro de la primera simbiosis, del primer encuentro registrado en la historia entre tres razas que como tales no se habían encontrado nunca: la blanca de Europa, la india de América y la africana. Una simbiosis monumental de tres razas por su riqueza y sus posibilidades de aportaciones culturales que habrían de crear una civilización enteramente original'. (Alejo Carpentier) Al abordar el problema de la identidad cultural en la región del Caribe debemos hacer alusión o definir en primer lugar lo que entendemos por: Caribe, identidad, identidad cultural e identidad nacional.

La definición del espacio Caribe es sumamente controvertida desde cualquier ángulo en que se aborde. Puede ser definido desde el punto de vista geográfico, etno-histórico, geopolítico, tercermundista, entre otros.

Desde el punto de vista etno-histórico o insular, esta región de la cuenca caribeña tiende a ser sinónimo de Antillas o West Indies, por lo que se suele incluir las Guayanas y Belice y puede llegar hasta Bahamas y Bermudas. Esta definición es la más generalizada ya que su énfasis recae principalmente en la experiencia común de la plantación azucarera esclavista.

El Caribe es un área donde se juntan y yuxtaponen las más complejas influencias culturales y sociales indias, africanas, europeas y asiáticas, convirtiéndose en escenario de disímiles y mutuas transculturaciones.

La denominación Caribe es un término cuyo espacio ha sido un área históricamente conformada y no geográficamente determinada. Su dimensión adquiere un carácter sociocultural. Ese gran escritor cubano y gran conocedor del espacio caribe, Alejo Carpentier, nos reafirma la importancia de esta área cuando planteó: '... el Caribe es una espléndida realidad y su común destino no deja lugar a dudas'.

Por otro lado, para el destacado antropólogo brasileño Darcy Riveiro, existen muchos rasgos coincidentes que unen a estos pueblos caribeños como son: un clima tropical con amplios paisajes verdes y temperaturas moderadas, la fauna compuesta por animales pequeños, el mar rico en recursos marinos, en el cual la pesca ocupa un lugar destacado. La sociabilidad, el sentido del humor, la pasión por los juegos, la tremenda asimilación del ritmo, la danza, las fiestas, la inconfundible música, la religión, la superstición y la curiosidad por todo lo novedoso son características que afloran en la mentalidad común del caribeño.

Un determinado conjunto de hechos culturales caracterizan al grupo de países que surgieron a expensas del Mar Caribe.

La imagen de un complejo proceso de sincretización permite comprender el cúmulo diverso de expresiones culturales y formas afines nacidas de la sensibilidad de nuestros pueblos, donde se incluyen todas las expresiones musicales afrocaribeñas brotadas en las islas o en litoral, donde se aprecia el trabajo de reconocidos autores y en muchos casos instrumentaciones elaboradas y puramente representativas del sentimiento, costumbres, tradiciones y folklore de la región.

Como afirmó Alejo Carpentier en Carifesta (1979), 'Dentro de la diversidad extraordinaria del Caribe hay un denominador común, que es la música, y estas músicas pueden diversificarse hasta el infinito conservando, sin embargo, un entrañable aire de familia'.

Hoy, la diversidad económica, política y social se manifiesta en una nueva movilidad buscando su identidad, al reclamar a los hombres de estos pueblos sus derechos sobre esta geografía, y superar, con la lucha de las diferencias que lo hacían divergir, tanto en su expansión horizontal como en las escalas verticales heredadas del colonialismo.

Complejos procesos de pérdida de elementos de conservación de otros, de mezclas, de sustituciones, de oposiciones y convenciones se dieron producto al contacto de sus músicas los que hoy se mantienen vivos para un enriquecimiento mutuo y necesario, todo ello, gracias a la música ibérica la cual dejó una inconfundible marca para la música de nuestro Caribe, la que junto a la Africana y la Europea constituyeron un factor determinante para su posterior desarrollo.

Hoy los factores de unidad son más fuertes por estar insertos en los propios pueblos. Aún éstos desde el momento en que dejen de ser mercancía y en la medida que los pueblos alcancen su total descolonización, se incorporarán, en legítima apropiación, a las formas de comunicación musical, al canto y al baile, necesarias para la identidad cultural del Caribe.

Identidad: Del latín identitas, identitatis de idem: Hecho de ser una persona o cosa la misma que se supone o se busca (Diccionario Manual e Ilustrado de la Lengua Española, pag: 845). Identidad Nacional, es un concepto global que hace a un pueblo o nación diferente de acuerdo con la democracia e idiosincrasia que defiende. Es el papel activo que mantiene una nación en preservar lo que es de ella, lo autóctono, sus derechos e ideologías.

La identidad cultural de una comunidad humana es la forma en que asume, de forma consciente (en un discurso racional o como vivencia cotidiana), toda manifestación o expresión de su ser espiritual y material, creado durante su devenir histórico, hállese o no organizada como nación o estado' (Zamora, Rolando S/F: 2).

'La identidad cultural es un proceso sociopsicológico de comunicación cultural' (Margarita García Alonso y Cristina Baeza. 1996: 23), el cual es generalmente abordado desde una perspectiva nacional, desestimándose así las particularidades regionales del proceso de mestizaje cultural.

Según las autoras antes citadas, en este proceso sociopsicológico de comunicación cultural interesa la otredad mucho más que la mismidad, es decir, no únicamente lo distintivo de una cultura o forma de cultura, sino el tipo de relación que ha tenido, tuvo o establece con otra cultura o forma de cultura.

Como concepto esta aparece como una necesidad para desbloquear el enfoque acerca de la homogeneidad de las culturas concebidas como unitarias, y darles el estatus de existencia legitima a formas de cultura diversas en el interior de una cultura mayor, cualquiera que ella sea.

Cuando se plantea que el concepto de identidad cultural es de naturaleza sociopsicológica se hace referencia a hechos culturales de conciencia, sean estos conscientes, subconscientes o inconscientes; o sea, los procesos identitarios se analizan desde la perspectiva de la comunicación de un sujeto de la cultura para él significativo. La identidad cultural debe ser explicada a partir de su expresión de la vida cotidiana de la población.

'En tal sentido se interpreta como una variable explicada o dependiente, que cambia en sus expresiones concretas como pueden ser: lenguaje, instituciones sociales, idiosincrasia, cultura popular, relaciones familiares, arte y literatura entre otras; en función de un conjunto de variables explicativas o independientes, entre las cuales son las de mayor interés: tiempo o momento histórico, espacio geográfico, estructura socioclasista, raza, etnicidad, migraciones, género y generaciones humanas' (Maritza García y Cristina Baeza 1996: 23).



Argenpress

Noviembre de 2005


• Home page    • Volver