English Français Português Italiano
 La etimología de "Guajiro" (III)



María Argelia Vizcaíno



(vease parte I y parte II)

Desde entonces el guajiro viste calzón largo, y camisa de lienzo ordinario
(Enciclopedía de Cuba, Tomo IV)



Hasta el momento de este modesto análisis llego a la conclusión, que el origen del vocablo "guajiro" definitivamente no viene de la hipotética frase que nació del inglés "war heroe" de cuando la intervención norteamericana a Cuba en 1898, ni tampoco por la supuesta presencia en nuestro país de indígenas de la península la Goajira o Guajira, situada al extremo nordeste de Colombia, con una pequeña faja que pertenece a Venezuela. Prefiero la creencia que es influenciado del yucateco, que así llamaban al "señor" donde estaban obligados a servir, por la presencia de estos por todo nuestro territorio desde el siglo XVI.

Fueron tantos los mayas procedentes de Yucatán, que existió en La Habana un barrio llamado "Campeche", compuesto por el triángulo que conforman las calles Muralla, San Ignacio y el Puerto. De la Enciclopedia de Cuba (Tomo IV) anoto que ese barrio Campeche se formó cuando al eliminar las encomiendas, los indígenas libres que no siguieron al servicio de los españoles como criados domésticos, para que no vagaran fueron reconcentrados en algunos suburbios como en el Caney y Jiguaní en la provincia de Oriente, y en La Habana los agruparon en Guanabacoa y Campeche ... porque en el mismo la mayoría de los que vivían eran naturales de la región mexicana de ese nombre.

Según el enciclopédico libro Cuba, Arquitectura y Urbanismo editado por Felipe J. Préstamo, ahí se encontraba ... la Ermita del Humilladero y el Portezuelo de Bazago. Estaba este núcleo formado por las viviendas de pescadores y carpinteros de ribera que convivían con indios mejicanos traídos de aquella región para auxiliar a los Castellanos en sus faenas industriales.

Se refiere el autor a fines del siglo XVI cuando la Villa de La Habana era un caserío formado por viviendas de tabla y guano.

El gran maestro Fernando Ortiz en su trabajo del Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar destaca el gran aporte que hicieron los yucatecos a nuestra cultura introduciendo el henequén que aún se cultiva en nuestras tierras y la especie de tabaco "Nicotiana Rústica" que en Cuba se arraigó como en ninguna otra parte desde 1535, igualmente aportaron palabras como aguacate, chayote, chapapote (que no es voz Caribe como dice la Real Academia).

Agradezco al estudioso investigador cubano Jorge Torralba que me haya enviado a través de mi amiga la ingeniera Olga V. Cordero la etimología que está en el diccionario de Alfredo Zayas (el ex presidente de Cuba) llamado Lexicografía Antillana, apuntando que ... refiere Zayas cómo se daba ese tratamiento en tierra firme (Colombia, Venezuela, península de la Guajira) de "guajiro" al Señor Principal, mencionando a Oviedo, el tratadista español.

Pero nos aclara a la vez que la mejor referencia que hace Zayas es: Las Casas (ca. 1500) — que escribiendo "guaoxerí" — dice que era el tratamiento de menor categoría que en Haití se daba a los nitaínos o nobles. En un despacho que envía a los indios pidiéndoles libertaran varios españoles presos, se dirige a los "caciques, guajiros y nitaínos" lo que, dado el orden, tal vez haría a los guajiros más importantes en jerarquía. ¿Y por qué entonces se aplica al campesino? Porque los indios dedicados a las labores de agricultura o minería se referían así al encomendero español que era su "guaoxerí" o Señor. De "guaoxerí" a guaxerí y de allí a guajiro va muy poco, pues todo lo que hay que cambiar es la "o" intercalada y ponerla al final. Anotemos que en español antiguo se confundía la "x" y la "j" en la escritura y que guaoxerí bien podría sonar guaojerí (por eso se escribe México). En español el diptongo "ao" tiende a transmutarse y guajerí o guajiro es palabra fácil de pronunciar mientras que guaojerí no lo es. Y así surgen los cambios. Y los llamados guajerís acabaron llamándose a sí mismos "guajiros" como sucede tan a menudo con los que reciben un nombre genérico puesto por otros. Según Zayas, la palabra aparece en la frase más larga que se ha conservado de la lengua indígena: "ocama guaxerí guarinquen caona yari" que se traduce "oye, señor, mira el joyel de oro".

Esto coincide con el informe que me envió Andrés Martínez Coronel, residente de Campeche, México y estudioso de la cultura cubana, que también le estoy muy agradecida por su importante colaboración con este trabajo. Entre varias fuentes analizadas él me destaca la información extraída de La Primera Edición Del Diccionario Moderno Taino "La Sabiduría Del Cemí, Nosotros Somos Taínos No Arahuacos" que Gua = pron: El o La, usado con gente de alto rango, ejemplo EL Rey o La Reina. Aquí Andrés observa que la raíz probable del vocablo ... de acuerdo a la información de Taino, muestra cierto parecido a lo que se conoce del yucateco, es decir: el respeto hacia algún individuo con cierta jerarquía.

Pero en la actualidad en el diccionario maya-yucateco no encontré el vocablo "guajiro". Ni siquiera, en la Relación Alfabética de las palabras de Maya-Español Más Usuales, del autor Carlos Arcila Sosa, aparece la letra g.

No olvidemos tampoco que los indocubanos, aunque fueron totalmente aniquilados, nos legaron muchos términos de lugares (Guanabacoa, Guanabo, Guáinaro, bahía de Guacanaybo, cordillera de Guatiguanico), ríos (Cuyaguateje), plantas (guayaba, guanábana, güiro, guabán, guacalote), animales (caimán, jicotea, nigua, majá), utensilios (hamaca, canoa, guayo, jaba) y otras como bohío, cayo, catibía, casabe, guarapo y la popularísima huracán llevada al inglés .



Conclusión

Desde principio del siglo XVI ya había presencia yucateca en la isla mezclándose con los autóctonos y manteniéndose en nuestro territorio con relativa continuidad hasta mediados del siglo XIX, lo mismo su expansión por toda la isla.

Desde antes de 1836 se le llamó a los campesinos cubanos como "guajiros".

La fonética de la voz guajiro se asemeja más a la lengua taína que a cualquier otra.

Es posible que la Real Academia (que no ha sido la primera vez que se equivoque) se la atribuya al yucateco y sea voz taína. Por lo que estoy casi segura que fue el amo hispanocubano el que bautizó al campesino con esa locución que escuchó de los que labraban la tierra probablemente primero los naturales taínos y después intercalados los yucatecos que se confundían entre ellos, y como dice mi amiga Hilda Luisa Díaz Perera, ... poco a poco pudo haberse diseminado o ampliado para abarcar todo aquel que ocupara su tiempo con este trabajo, no importa la raza, y que gradualmente se haya perdido la conexión con los indígenas originales.



Junio de 2005


• Home page    • Volver