English Français Português Italiano
Franceses en el suroriente de Cuba



Mercedes Santos Moray   moray@enet.cu

foto: Carlos Padrón



Mira al sur, con acento francés o patois

No estamos ante el escenario de un teatro habanero, aunque quien nos invita a este encuentro sea actor y dramaturgo, Carlos Padrón, sino ante un libro suyo, que nos presenta otra faceta de su creatividad, la del ensayista y la del investigador etnológico.

Me refiero a la escritura de su cuaderno Franceses en el Suroriente de Cuba, publicado por Ediciones UNIÖN, texto que se disfruta al tiempo que nos sentimos informados sobre esa raíz en la que no siempre se suele reparar, con justicia, como aquí se hace, cuando se habla de la presencia europea en la mixtura étnica y cultural cubana.

A la escritura del volumen aporta, a manera de apéndice el autor, una relación de apellidos de origen francés, cuyos descendientes viven en la mayor de las Antillas y perpetúan sus orígenes, su legado histórico dentro del “ajiaco criollo” de la nación.

Carlos Padrón, nacido en Santiago de Cuba, conoce desde la sustancia del diario vivir, a manera de un gran laboratorio y de un abierto y sistémico trabajo de campo con fuentes primarias, del proceso identitario que surgió con las migraciones francófonas, tanto aquellas de fines del XVIII y principios del XIX, a raíz de los sucesos de la revolución en Haití, como las posteriores, y la inserción de aquellos colonos, costumbres, hábitos e ideas en el corpus de la entonces colonia hispana, sobre todo, en los escenarios montañosos del sur de la antigua provincia de Oriente, específicamente en Santiago de Cuba y Guantánamo.

A esto suma las referencias del período colonial ulterior, la repercusión sobre tales emigrantes de los acontecimientos de la península, durante la invasión napoleónica y las acciones y reacciones de las autoridades insulares, los vínculos con la Luisiana que, más tarde, se materializarían también al sur, pero en el centro del archipiélago cubano con la fundación de la ciudad de Cienfuegos, y otras menciones menos profusas a la existencia de la presencia francesa en el occidente pinareño y matancero, donde muchos de nuestros antepasados se instalaron para adueñarse no sólo de feraces valles, sino para que naciéramos nosotros, como expresión de su integración al imaginario y a la estructura de la nacionalidad cubana.

Quienes venimos de tales fuentes, agradecemos la dedicación de Carlos Padrón a la huella francesa en la cultura



Argelio Santiesteban    editora@uneac.co.cu

Periodista y ensayista cubano, autor de El habla popular cubana de hoy (investigación), Uno y el mismo (ensayos de culturas comparadas y La historia de Cuba contada a través de anécdotas.

Carlos Padrón - Franceses en el suroriente de Cuba. Segunda edición, Ediciones UNIÓN. La Habana, 2005.


Carlos Padrón(Santiago de Cuba, 1947). Actor, director, dramaturgo y ensayista. Ha trabajado para el teatro, el cine, la radio y la televisión. En 1975 fundó el Cabildo Teatral Santiago. En 1986 funda Calibán Teatro. Ha publicado ensayos sobre el teatro y la cultura cubanos en revistas mexicanas, colombianas y cubanas. También ha publicado teatro en revistas y antologías.

Para la historia y la cultura santiagueras, la presencia francesa en la ciudad y en su entorno rural ha sido tema de obligada recurrencia. Los cafetales fundados en las estribaciones de la Sierra Maestra, la arquitectura, la música, la moda en el vestir, la agricultura, el baile, la importación de muebles, lámparas y objetos decorativos de Europa, la pintura y el grabado, entre otras manifestaciones de la vida socioeconómica del suroriente cubano, son testigos de los rasgos de la cultura francesa que se hicieron sentir con la emigración franco-haitiana. Sin embargo, estos rasgos no se dieron en estado puro, tuvieron que mezclarse con los de los habitantes que poblaban esa región y con los integrantes de flujos migratorios posteriores que procedían de muchas partes del mundo. Con rasgos muy amestizados de raíces africanas, españolas, francesas y haitianas, el sureste del país integra sus especificidades claramente diferenciadas al conjunto de expresiones que conforman una cultura nueva, la cubana, que se abre paso con singular vigor en el ámbito caribeño y latinoamericano.

(Solapa del libro)


Ediciones UNIÓN - Unión de Escritores y Artistas de Cuba
17 nº 354 entre G y H, Vedado, Ciudad de la Habana
E-mail: editora@uneac.co.cu



Abril de 2006




• Home page    • Volver